La telenovela latinoamericana

La telenovela latinoamericana le ha sacado el mayor provecho al género dramático. Al principio, libros que se convirtieron en radionovelas, cuando la radio era el medio de comunicación disponible y con mayor audiencia en el continente y el mundo.

Dramas familiares y pasionales eran escuchados atentamente en las salas de los hogares latinoamericanos, donde la radio era un miembro más de la familia y todos esperaban el desenlace y el destino de sus personajes. Con la televisión sucedió lo mismo, las telenovelas lograron récord de sintonía, no sólo en América Latina, sino en el mundo entero.

Telenovelas, guiones y mucho drama

Tramas de alto contenido dramático y que en algunas ocasiones eran predecibles e inverosímiles. Grandes éxitos se produjeron en México, Argentina, Colombia y Venezuela. Las telenovelas venezolanas gozaban, particularmente, de mucha popularidad por lo complejo de sus tramas y las situaciones de melodrama que rozaban casi en la comedia. Las telenovelas de países latinos tuvieron un éxito arrollador en Europa y aún muchos las recuerdan con especial cariño.

Los actores y actrices gozaban de mucha fama y prestigio. En esa época previa a Internet, eran reconocidos en todas partes. Sus vidas eran, frecuentemente, tema de las revistas del corazón y programas de entrevistas. Muchos de esos actores pasaron de la televisión al teatro o al cine, gracias a la fama obtenida por los personajes que interpretaban.

El género de la telenovela no ha muerto, pero sí ha sufrido transformaciones. Atrás quedó la protagonista pobre que se enamoraba perdidamente del galán. En la trama, y siempre antes de morir, alguien revela un secreto y eso hace que cambie la historia drásticamente.

Temas como la venganza, el amor incondicional, la pérdida y el destino, eran muy frecuentes en el capítulo de una hora que mantenía en suspenso a los televidentes. A pesar de todo el sufrimiento de los protagonistas, siempre triunfaba el amor.