La escritura y contenidos de la era digital

Escribir forma parte de la cultura humana, desde los papiros de Egipto con jeroglíficos, pasando por el primer libro (impreso en 1450) por Gutenberg, hasta los libros digitales de hoy; han pasado miles de años. La escritura ha sido la forma de dejar testimonio de lo bueno y lo malo de la humanidad. Libros como el «Diario de Ana Frank» y otros clásicos, han sobrevivido a muchas generaciones y así seguirá siendo.

Los contenidos digitales

Internet revolucionó la manera en que se consumen los contenidos hoy en día. Con el acceso de la información en la palma de la mano, los smartphones tienen más tecnología que la que tenía la NASA hace décadas. La posibilidad de obtener conocimientos acerca de cualquier tema en un buscador como Google, abre un universo de posibilidades y ha significado una ventana de aprendizaje para los habitantes de las zonas más apartadas del mundo.

Videos, blogs, libros digitales, código abierto, fotografías y millones de contenidos están disponibles para aprender, redactar, editar, estudiar y crear. Millones de personas están produciendo contenidos mientras estas palabras se están escribiendo. Todos forman parte de la «era de la información» o de la «infoxicación» y eso depende del punto de vista en que se mire.

Una cosa está clara, ya nada ha vuelto a ser igual. La web está en constante cambio y ya es imposible ver un evento sin opinar en una red social, o enterarse de cosas que permanecieron durante décadas en secreto. Las profesiones vinculadas a la tecnología cambian constantemente y a la vez, son las más demandadas. La inteligencia artificial está presente, pero nunca superará al hombre.

No es igual escribir un libro impreso que un libro digital. Escribir para la web requiere de otros desafíos y conocimientos. Textos enriquecidos para SEO, marketing digital, geolocalización, redes sociales y democratización del conocimiento digital, son palabras que hoy en día son cotidianas, pero hace 40 años no existían.