Buscando la inspiración para crear

Muchos escritores de libros, guiones de cine o teatro encuentran la inspiración en los lugares más convencionales y rutinarios del mundo. Pedro Almodóvar, el famoso director de cine español comenta siempre en sus entrevistas que muchos de los diálogos y temas de sus películas, son un homenaje a las conversaciones que tenía su madre con sus vecinas.

Muchas ideas para sus guiones las obtuvo escuchando conversaciones de mujeres en el transporte público, y ¡vaya que le supo sacar provecho! En películas como «Todo sobre mi madre» y «Mujeres al borde de un ataque de nervios», por nombrar sólo un par de sus películas más exitosas.

La inspiración existe, pero hay que buscarla

No es poco común que los artistas antes de interpretar un rol importante cambien su rutina, se hospeden en hoteles o se vayan a lugares aislados para cambiar de ambiente y poder crear fuera de su zona de confort personajes emblemáticos.

Esto, frecuentemente lo hacen actores como Joaquin Phoenix o Christian Bale, reconocidos por interpretar a seres complejos, trabajos que les ha permitido obtener los mejores premios de la industria y el reconocimiento mundial.

Pero no sólo los grandes directores o actores se toman esas pausas creativas. MUchos diseñadores de software utilizan su tiempo libre para hallar inspiración y espacio para realizar mejor su trabajo. Muchos son asiduos a aplicaciones de juego como ruby fortune argentina, leen sobre filosofía, ven películas de ciencia ficción y todo lo que contribuya a mejorar su creatividad.

Las ideas más alocadas y originales se le ocurrieron a una persona mientras estaba meditando, leyendo algo, viendo una película o hablando. Si usted vió alguno de los capítulos de la serie «Mad Men» recordará que a Don Draper, el talentoso y complejo publicista, siempre se le ocurrían las mejores ideas y frases publicitarias en conversaciones cotidianas. Las mejores ideas surgen en los momentos menos pensados.